12.5.18

Un atisbo de luz en un mundo de sombras

Sentir tanto frío que quema.
Tanto dolor que no sientes nada.
No son trece las razones por las que me suicidaría. No tendrían que ver con la dura vida de instituto que he dejado atrás, ni siquiera por la mal vivida en la escuela o en la universidad.
Son más de trece, más de veinte, más de cincuenta.
Mi desgracia es sentir.
Sentir tanto hasta no hacerlo en absoluto.
Sentir dolor por la muerte.
Mi muerte,
su muerte,
aquella muerte
y la muerte de mi mundo.
Literal y metafórico;
específico, la tierra.
Su muerte bajo mis manos y las de todo ser humano.
Sentir; vivir.
Un nuevo sinónimo: sufrir.

Sin embargo como la oscuridad y la luz, el frío y el calor; no existiría el sufrimiento si no hubiera experimentado felicidad.
Un atisbo de luz en un mundo de sombras.
Una risa en un mar de lágrimas.
Un helado invierno que apenas deja tiempo al verano de aparecer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu comentario.