19.9.16

Safelight

Luz.
Destello.
Atisbo de un camino,
un largo camino
que debemos recorrer
hoy,
mañana,
ayer.
Todo era más fácil
ayer;
mentira.
Buscar un nuevo horizonte
siempre ha sido
difícil,
duro,
sensible.
Siempre hemos necesitado
un faro,
una luz suave que nos guíe.
A la deriva es fácil perderse en uno mismo.
Una linterna no es suficiente,
no es suficiente
una vela,
una cerilla,
una chispa.
No es suficiente.
Ni las estrellas,
ni la luna,
ni el sol.
Nada es suficiente
cuando te encuentras
metido
incrustado
más allá
del túnel,
del suelo,
del centro de la tierra
que mencionaba Julio Verne.
En un pozo,
en aguas profundas
y tinieblas.
Qué faro logrará sacarme de aquí?
Mis cerillas se han mojado
con el mar de mis lágrimas
dulces,
como los besos y las caricias que me guiaron
hacia la muerte segura
como el camino del Titanic hasta el iceberg.
Me sedujiste
de alguna forma
extraña
e incomprensible.
No te vuelvas a acercar.
Soy más fuerte ahora.
Más fuerte que nunca.
Y perdida.
Qué he de hacer ahora?
Nunca había imaginado que crecer
se volvería tan
efímero.
Nada es eterno
me dijeron.
Nada es eterno,
comprendí.
El tiempo es lo más valioso.
Sigo siendo bastante rica a pesar de haber malgastado ya parte de mi fortuna
sobretodo en ti.
Ahora debo pensar
detenidamente
donde gastar lo que me queda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu comentario.