15.8.14

Todo. Nada

Lo doy todo por todos.
Lo doy todo por todos aquellos a los que quiero.
Y aun así aquí estoy.
Sola.
Triste.
Deprimida.
Enferma.
Rota.
Porque lo di todo.
Recibí, si.
Pero no fue suficiente.
No, cuando las lágrimas bañan mi rostro sin cesar por días y días en los que me siento miserable y las ganas del suicidio y la desaparición solo van en aumento.
Muchas veces me gustaría dejarlo todo.
Hacer una mochila solo con lo importante e irme de casa.
Viajar.
Irme.
Desaparecer.
Escapar de todo.
De todos.
Tratar de ser feliz por mi misma sin depender de nadie.
Lo di todo.
No me queda nada.
Nadie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu comentario.