22.6.14

Dear Diary

Personaje:
“Chica de 18 años parada en una habitación vacía. A su alrededor se apilan cajas”


Querido diario:

La independencia viene rodeada de cajas y recuerdos. Llena de responsabilidades y libertades. Más de las primeras que de las segundas, pero al fin y al cabo es una puerta que se abre. Nuevas oportunidades. Tercera vida de cuatro. La primera vida era hermosa, lo único que te preocupaba era que no se te saliera el color por fuera de las niñas y la preocupación de no hacértelo encima con los años que ya tenías. Eras "mayor" y la inocencia era tu mejor arma para justificar tus travesuras. La segunda etapa no era tan maravillosa. Se acumulan responsabilidades y tus actos desencadenan cambios en tu forma de ser y en tu vida. La gente y las modas influyen en ti aunque no quieras admitirlo y es una etapa en la que más sufres emocionalmente. Has abierto tu corazón a un mundo negro al que enseñamos desde pequeños el valor de odiar. La tercera edad es maravillosa comparada con la segunda, aunque las preocupaciones se vuelven más fuertes y más reales. Tus actos solo repercuten en ti mismo, tú eres tu dueño. Te conviertes en una mariposa que acaba de salir de su capullo. La cuarta edad es la edad de la espera y los recuerdos borrosos. espera. Espera. Espera. Adiós. 
El adiós se hace más fácil y en ocasiones menos complicado, aunque eso no quiere decir que en las otras etapas de tu vida no exista el adiós. Hay miles de alternativas, de posibilidades.
Por qué esperar?
Comienza una nueva vida.
Apila las cajas. Quítale el polvo al reloj.
Comienza tu nueva vida.



Para saber más de la iniciativa: Dear Diary.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu comentario.