17.7.18

Pozo I

Dejadme salir, por favor, dejadme salir de aquí.
De esta prisión que antes se pareció a un hogar.
De esta celda con (des)conocidos. Que te cogen, agarran y manipulan a su antojo. Que te clavan sus cuerdas para que seas su marioneta.
Un hogar, como la casita hecha de dulces. Una celda; el señuelo.
Necesito salir.
Por favor

Nada es para siempre

No pretendas que todas las hojas de un árbol sean iguales, que cada grano de arena tenga el mismo color.
No pretendas que cada año sea igual que el anterior.
No desees que verano sea como ayer.
Hay cosas que dejan de estar ahí, que se desvanecen, que no tienen tu control.
Respira. Deja que el mundo gire como tiene que hacerlo. Deja de sostenerlo. Es doloroso, y no sirve de nada.
Deja de pensar que lo puedes controlar todo. No puedes.
Es normal que te afecte, pero no propicies que eso ocurra.
La vida no es un lugar, no lo es un objeto.
Tampoco la felicidad reside en una vieja lámpara del desierto.
La vida son los momentos que decides vivir.
Cuánto has vivido entonces?

24.6.18

Lo único que me queda

Hay una escalera en un profundo pozo.
A veces subo por ella tratando de salir de él.
A veces veo la luz.

Otras veces, como hoy; como estos días,
bajo esas mismas escaleras,
poco a poco,
empiezo a sentir frío,
dolor,
dejo de ver la luz.

Y me acostumbro al frío
y al dolor
y me insensibilizo.

No siento nada más.

Y bajo.

Poco a poco.

Nunca llego al fondo.
Es agradable.
Aquí se escucha todo.
Y no se escucha nada.

Me apetece estar aquí un tiempo.
Dejo de sentir y me aferro a esta oscuridad.


Es lo único que tengo,



lo único que me queda.

23.6.18

Ve(r)te

Quiero insultarte.
Para sentirme mejor.
Quiero pegarte,
gritarte,
hacerte daño.
Quiero que llores
por todas esas veces que me has hecho llorar a mi;
que te desesperes
que supliques
como te supliqué yo a ti.
Quiero que cambies
me comprendas,
quiero deshacerte,
quiero que te marches.
No quiero verte.

21.6.18

Prométeme (,) verano


Cuando pienso en verano,
pienso en ti.

Antes de conocerte lo odiaba.
Verano era calor, llorar, ansiedad, angustia, soledad...
Contigo verano es reír, disfrutar, calorcito, sonreír, caricias, brisa...


Deseo con todas mis fuerzas abrazarte durante todo el verano.
Quiero que el sol tueste mi piel.
Quiero que el mar la moje, la enfríe y la llene de sal.
Quiero abrazarte mientras mi pelo gotea.
Quiero darte besos con sabor a mar; besos con sabor a buenos días.
Quiero besarte de noche, por la tarde y de día.
Quiero peinarte, acariciar tu pelo, hacerte trenzas. Acariciar tu cara, mirarte a los ojos.
Quiero que el agua tibia de la ducha limpie la sal del mar; que tus manos recorran mi cuerpo llenándome de jabón.
Quiero tumbarme en la bañera y sonreír con los ojos cerrados mientras me abrazas. Sonreír de verdad, sin ser capaz de contenerme.
Quiero dormir sobre tu pecho; abrazada a tu espalda.
Quiero comer.
Quiero reír. Hasta que me duela todo el cuerpo.
Quiero llorar de felicidad.
Quiero amar mi cuerpo mientras te amo bajo las sábanas.
Quiero que me dé igual mi cuerpo ante ojos ajenos.
Quiero gemir sin contenerme. Quiero gritar. Quiero que mis gritos limpien mi alma.
Quiero que sea tu boca la que me haga gritar.
Quiero tumbarme dentro de una tienda de campaña y abrazarte vestida solamente por tus brazos.
Deseo verano,
Y verano eres tú

Prométeme, verano.
Prométeme verano.

12.5.18

Un atisbo de luz en un mundo de sombras

Sentir tanto frío que quema.
Tanto dolor que no sientes nada.
No son trece las razones por las que me suicidaría. No tendrían que ver con la dura vida de instituto que he dejado atrás, ni siquiera por la mal vivida en la escuela o en la universidad.
Son más de trece, más de veinte, más de cincuenta.
Mi desgracia es sentir.
Sentir tanto hasta no hacerlo en absoluto.
Sentir dolor por la muerte.
Mi muerte,
su muerte,
aquella muerte
y la muerte de mi mundo.
Literal y metafórico;
específico, la tierra.
Su muerte bajo mis manos y las de todo ser humano.
Sentir; vivir.
Un nuevo sinónimo: sufrir.

Sin embargo como la oscuridad y la luz, el frío y el calor; no existiría el sufrimiento si no hubiera experimentado felicidad.
Un atisbo de luz en un mundo de sombras.
Una risa en un mar de lágrimas.
Un helado invierno que apenas deja tiempo al verano de aparecer.